martes, 4 de octubre de 2011

El estadio Fausto Flores Lagos de Choluteca es un desastre

Así luce la cancha, es lodo no césped.
No es ningún campo de guerra minado, pero a la deslustrada y lodosa cancha del viejo Fausto Flores Lagos hay que entrar en puntillas, cual balletista, haciendo zigzag, como si una mala pisada fuera el detonante de una bomba...
Han pasado ocho días desde la suspensión del juego Necaxa-Olimpia en esta ciudad, a causa de un terreno inundado y pantanoso, y en la sultana del sur no ha dejado de llover por las noches; mañana, a las 2:00 de la tarde, el Rayo recibe a Real España y, aunque en un inicio se pensó trasladar de sede el duelo, el sonido del pitazo inicial ahora corre a cargo de la misma naturaleza.


Tal cual. "Si no cae un aguacero como el de este domingo dos de octubre se podría jugar, pero si continúan los torrenciales aguaceros todo dependerá de lo que diga el comisario de Liga Nacional, el árbitro y los clubes", dijo, sin sonrojarse, Wilfredo Ávila, miembro del grupo de apoyo del Necaxa en esta zona, que volvió a ver partidos de Primera División esta temporada, luego del paso del Valencia entre 2004 y 2007, cuando pasó a llamarse Broncos de la Universidad.
En Tegucigalpa, mientras tanto, Javier Artica, gerente de campo del Rayo, confirmó a Zona que "contra todos los pronósticos jugaremos mañana, solamente que se cambió la hora para las 2:00 PM, porque de 4:00 PM en adelante empieza a llover".

Los camerinos del Fausto Flores Lagos dan pena.
Un azar del destino...
Cierto. En la capital del sol el invierno ha pegado con exceso de cólera y, aunque de 2:00 a 4:00 es casi seguro que no cae agua del cielo, el tema es la precipitación pluvial que golpea casi todas las noches y que, proporcionalmente a su fuerza, ha hecho colapsar el desfasado drenaje del engramado.
"Cuando vino Valencia se remodeló el sistema para drenar agua y se mejoró la cancha. Ahora con Necaxa solo se ha limpiado el drenaje, pero en verdad se ocupa unos 10 días sin agua para limpiar las cunetas.
Lastimosamente el tiempo no nos ha dado para hacer esos trabajos, el invierno ha sido copioso y se necesita meter maquinaria pesada para hacer un trabajo completo", explicó ávila al equipo de Zona, que comprobó in situ el estado del terreno de las acciones tras los eventos de hace una semana; "para este torneo será difícil que se haga mejoras sustanciales en la cancha, ya que se ocupa de dos meses, al menos, para realizar el dragado que necesita", bajó un cambio Artica, al tiempo que Quintín Soriano, alcalde de la ciudad, puso las cartas sobre la mesa: "La cancha no llena las expectativas, pero la Alcaldía le concesionó el estadio a Necaxa por dos años y medio, así que el mantenimiento depende del club; está claro que mientras no se arregle el drenaje, no se podrá jugar. En todo caso, les aconsejaría a los directivos cambiar la hora, por ejemplo a las 10:00 AM es una buena hora para hacer fútbol, porque en la mañana no llueve en este tiempo del año".

Una de las principales calles de acceso al estadio miren, que tal?
Depende de arriba...
Aunque el agua se empoza y el tiempo apremia, apenas dos hombres trabajan en la puesta a punto de la mojada cancha; al caminar, se nota la ausencia de un colchón que brinde el mejor soporte y existe un 25 por ciento del terreno que está apto para acondicionar una pista de motocross, no para que el balón corra con normalidad.
"Hasta que finalice este torneo vamos a meter mano, más o menos lo tenemos planificado para noviembre, diciembre o enero. Si clasificamos a la liguilla, pues tendremos que buscar una cancha alterna", confió Artica, mientras en la ciudad los más creyentes reservan un espacio de su tiempo para rezar y lograr que los santos intercambien el orden de los factores...
"El terreno es muy blando, es bastante arcilloso, y si cae mucha agua no escurre rápido, pero cuando le da el sol de Choluteca, seca enseguida", cerró ávila, que cruza los dedos para que haya dos días sin lluvia y el Necaxa-Real España de mañana se juegue en grama, no en cualquier pantano...

FUENTE: Diario el Heraldo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario