jueves, 25 de agosto de 2011

Juan Ramón Mejía: "El partido contra Olimpia es uno más"

Juan Ramón Mejía está feliz en el Deportes Savio.
En el apartamento de Juan Ramón Mejía, que comparte con Jaír Aguilar y Céleo Valladares, el Manchester City de la Play Station es como el Deportes Savio jugando en el Sergio Reyes: imbatible.
"Armamos los campeonatos de Play con Jaír y siempre le gano... je, je. él escoge al Manchester United y el clásico lo gano yo", cuenta el delantero de 23 años que, el domingo, comandará el destacamento rojo en un partido especial ante Olimpia, donde se formó como futbolista desde el año 2004...
él, claro, baja el volumen del juego y aclara: "No es un duelo aparte. Tomo a Olimpia como un equipo más. Gracias a Dios hemos jugado varias veces en contra y lo único cierto es que contra cualquiera de los cuatro grandes la motivación es extra; pero el domingo Olimpia no me genera nada especial y no tengo que demostrarle nada a nadie". Palabra de ariete.
La respuesta del artillero, que viene de mojar ante Vida y Necaxa, tiene que ver con un futuro que, lo más seguro, está alejado del color blanco.
"En la pretemporada, Danilo Tosello me dijo que podía rescindir el contrato y no sé por qué no lo hice. Cualquiera sueña con estar en Olimpia, pero yo solo espero cumplir mi contrato y salir adelante en otro lado".

El reto más esperado...
A Juan Ramón le sobreviven seis meses más de contrato con el subcampeón, que lo prestó a Savio hace cuatro torneos. Pero con Tegucigalpa siempre hay contactos que no hacen cortocircuito ni en tormenta.
"Allá está un ‘hermano’ mío: Luis Garrido. Lo conozco bien, es una gran persona, un gran amigo, lo tuve de compañero acá y estoy esperándolo para tirarle una cocina... ja, ja, ja"; ni las siete horas entre la capital y occidente pueden enflaquecer la sabrosa relación entre los exreservistas del Albo, "hemos hablado y me dice que está trabajando fuerte para que lo traigan a Copán, yo le digo que ojalá no venga a patear acá... ja, ja, ja. Vamos a apostar algo, pero en eso estamos, a ver qué podemos cazar".

La misma actitud...
Equipado con un sutil instinto de goleador, a Juan Ramón le entregaron este torneo una provisión de comida suficiente para luchar en el frente de ataque sin la presencia de Ney Costa, todavía fuera de acción en el Apertura por una fractura de tabique nasal.
"El semestre pasado siempre jugué atrás de Ney y me sentí muy alegre porque anotó muchos goles. Yo era como su guardaespalda... je, je. Sin Ney, el profesor siempre me deja jugar libre y no me pide mayor protagonismo, pero en un equipo chico como Savio, donde no hay figuras ni hay nombres, solo hombres, es de correr todos".
Y como la sustancia que nutre a los artilleros es el gol, a Juan Ramón no se le pone roja la cara cuando se le pregunta si celebraría un gol ante el León. "Si anoto lo celebraré igual. El gol es la alegría de un atacante, es de lo que vive, y qué mejor si le podemos ayudar a esta gente de Santa Rosa de Copán".

El partido que espera...
Juan Ramón acaba de llegar de la Universidad Nacional, donde acude a una cita con los libros de ingeniería antes de meterse de cabeza con el juego ante el Más Popular. Y advierte, tal cual conocedor del nervio que mueve al Mundo Blanco, que el rival vendrá a atacar.
"Olimpia es un grande y no importa dónde juegue, siempre tiene que salir a ganar. Pero acá nos interesa nuestro trabajo y creo que tenemos lo suficiente para ganar y estamos listos para sumar de a tres". Después, el ariete que las lucha todas en la zona explosiva, manda un recado a la capital: "Ya hemos demostrado que lo del 5 a 0 fue un accidente y que Savio tiene la capacidad para ganar tanto dentro como fuera de casa".
Antes de almorzar y jugarse la potra del día en la Play, a Juan Ramón todavía le queda cuerda para acordarse de los críticos gratuitos que le han salido a la cancha del Sergio Reyes. "A veces me da risa, ya que recuerdo que cuando yo jugué el primer torneo acá varios grandes nos vinieron a ganar en casa y no se quejaban. La cancha es igual para los dos y a veces son excusas mediocres las que ponen, pero solamente cuando pierden".
Juan Ramón y el Savio lo tienen todo claro. El domingo la idea es asfixiar al Albo.

FUENTE: Diario el Heraldo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario